28 mar. 2013

La economía del bien común – Las alternativas (1ª parte)


Los asesores y economistas al servicio del BCE y del FMI están aconsejando al Gobierno español una nueva subida del IVA, la reducción de las pensiones y la reducción del salario mínimo. Estos lumbreras, a los que no creo que les vayan a dar un Premio Nobel, en ningún momento han pensado en la recuperación de la economía española, sólo miran por alimentar a sus voraces amos: las corporaciones financieras. Sólo hay que utilizar el sentido común para ver que por esa vía será imposible la recuperación, y ni siquiera la estabilización.
El sistema capitalista en su cara más cruda del neoliberalismo,
de la total desregularización económica y ausencia de planificación, nos ha metido en esta espiral de caída libre y empobrecimiento acelerado. El capitalismo ha intentado una y otra vez a lo largo de la historia crearse la cara amable con la filosofía de “la economía del bien común”, intentando lo que se llamaba “el Estado del bienestar”, sin embargo ha fracasado ante el monstruo neoliberal por ser una contradicción en sí misma.
Las últimas décadas nos han hecho creer a todo el mundo que podíamos alcanzar “el sueño americano”, que con tesón y trabajo podíamos hacer realidad nuestros sueños, sueños que por otra parte sólo se podían concebir en forma de dinero, de bienes materiales y poder económico.
La imagen del triunfador era únicamente la del rico hecho así mismo a base de especular y explotar a otras personas en muchos casos, y con actividades dudosamente legales en otros muchos. El perdedor sin embargo era, en muchas ocasiones, aquel que había elegido su propio camino fuera del sistema, el que daba más importancia a su calidad de vida en términos emocionales, el que era por principios solidario y ético, y al que la posesión exagerada de objetos materiales le importaba muy poco.
Los humanos somos egoístas e individualistas por naturaleza, y a pesar de que la historia nos demuestra que los grandes logros sociales han sido conseguidos por la acción colectiva y solidaria, nos empeñamos en no mirar más allá de nuestro propio ombligo con la triste creencia que lo que es bueno para los demás tiene que ser malo para nosotros, es decir: nuestra felicidad se basa en poseer más cosas que los demás. En nuestro país, además, este comportamiento es generalizado, y curiosamente esto ocurre en una sociedad que mayoritariamente se siente católica, aunque olvida los principios éticos más elementales del cristianismo.
El bien común sigue siendo, hoy más que nunca, la única fórmula para el futuro de nuestra sociedad, no solo para la recuperación económica, sino para la recuperación moral y cultural que de otra forma, es decir: por el camino que vamos, nos llevará al empobrecimiento masivo, la pérdida de derechos fundamentales,  la quiebra social y la inestabilidad política permanente.
Esto no es algo que sólo se deba conseguir por la vía política, si queremos conseguir una sociedad más justa y equilibrada nuestra actitud y comportamientos cotidianos son fundamentales. Tenemos mucho más poder del que nos creemos, y con una serie de pequeños actos en nuestra rutina diaria podemos cambiar el mundo.
Se nos suele llenar la boca de grandes frases, para criticar el comportamiento ético de los poderosos, y nos indignan cosas que nosotros hacemos en pequeña escala. Criticamos, por ejemplo, que ciertas empresas se lleven sus factorías a otros países donde la explotación infantil es norma, pero luego compramos esos productos. Nos llamamos protectores de la naturaleza y luego consumimos productos que agreden el medio ambiente.
Otros mundos son posibles, hay mucha gente que en su día a día están trabajando en ese sentido. La economía del bien común es una actitud en todo lo que hacemos, y podemos hacer mucho más para ello. En el próximo capítulo de este artículo os contaré como con imaginación y creatividad se puede seguir adelante, son unas cuantas alternativas dentro de este sistema insolidario para poder cambiarlo desde dentro.