17 abr. 2013

OBAMA APRUEBA LA LEY QUE LIBERA DE RESPONSABILIDADES LEGALES A MONSANTO


"La parte de la ley aprobada[...]-que sus oponentes denominan nombran Monsanto Protection Act por considerar que está diseñada indirectamente por la compañía Monsanto-, niega autoridad a las cortes federales para cesar inmediatamente la plantación y venta de cosechas transgénicas al margen de que representen un riesgo para la salud de los consumidores."
Grano de Arena 703 (*)
Barack Obama ha firmado esta semana la ley financiera de plazo limitado H.R.933, una parte de la cual, conocida como Seguridad Agraria, protege a compañías de semillas transgénicas como Monsanto ante litigios suscitados por la venta de sus productos.
La ley ha sido promovida por el senador republicano de Missouri, Roy Blunt, que, según el diario 'New York Daily News', colaboró con Monsanto para elaborar el texto de la ley.
El mismo senador esgrime que el texto forma parte de la ley HR 933 y que es una medida legislativa de plazo restringido (hasta septiembre de 2013).
Según los datos del Centro para la Política Responsable (The Center for Responsive Politics), el senador Blunt recibió 64.250 dólares de apoyo desde 2008 hasta 2012. El sitio web Money Monocle considera a Blunt como el principal político republicano receptor de financiación de Monsanto en los últimos tiempos.
La parte de la ley aprobada, conocida como ley de Seguridad Agraria (Farmer Assurance Provision) -que sus oponentes denominan nombran Monsanto Protection Act por considerar que está diseñada indirectamente por la compañía Monsanto-, niega autoridad a las cortes federales para cesar inmediatamente la plantación y venta de cosechas transgénicas al margen de que representen un riesgo para la salud de los consumidores.

Antes de ser firmada, el Departamento Estadounidense de Agricultura (USDA) debía aprobar toda siembra y venta de semillas transgénicas. Los cambios en el marco legal permiten ahora a las compañías como Monsanto sembrar sus semillas modificadas sin el visto bueno de la USDA.
Al mismo tiempo
Las grandes compañías de transgénicos, Monsanto y DuPont, llegaron a un acuerdo en su combate legal por las patentes de semillas de soja. Ahora, las empresas van a cooperar juntas en ciertos proyectos de modificación genética.
AFP Eric Cabanis
En el marco del acuerdo Monsanto está dispuesto a dejar su reclamo de 1.000 millones de dólares contra DuPont por la violación de su patente de soja 'Roundup Ready'. DuPont, por su parte, se comprometió a dejar de calificar a Monsanto de monopolio que frena la innovación.
"Hemos perdido mucho tiempo y mucha energía luchando entre nosotros. Llegó un punto donde sus intereses (de DuPont) y nuestros intereses se cruzaban", dijo en un comunicado el vicepresidente de Monsanto, Scott Partridge.
 DuPont ahora va a autorizar las dos cosechas de soja modificadas más nuevas de Monsanto, para lo que planean pagar más de 1.750 millones de dólares hasta el año 2023.
"Este intercambio de tecnología ayuda a ambas compañías a ampliar la gama de soluciones innovadoras que podemos ofrecer a los agricultores. Es importante que tales decisiones nos den una mayor flexibilidad en el desarrollo de combinaciones de la genética y nos ayude a alimentar a un planeta cada vez más poblado", dijo Paul Schickler, presidente de DuPont.
Aunque ambas empresas se muestran optimistas en su lucha por nuevas posibilidades de la agricultura moderna, en EE.UU. solo crecen los temores ante los alimentos genéticamente modificados.
Recientemente el Centro para la Seguridad Alimentaria y el grupo Salvemos Nuestras Semillas (Save Our Seeds) publicó un informe donde reveló el predominio de las grandes empresas y sus cultivos genéticamente modificados en el mercado de EE.UU. e internacional, subrayando que el 53% del mercado mundial de semillas está controlado por solo tres empresas: Monsanto, DuPont y Syngenta.